copyright

Publicado en por Najma

Estos días ya sabréis el revuelo que se está formando por ciertos posts que se han escrito en un blog sobre el derecho de la propiedad intelectual, y el potencial cierre de blogs y foros donde se compartan ficheros.
y la consecuente paranoia que se está generando por miedo a multas y demás.

Primero debo decir que la ley de la propiedad intelectual no es igual en todos los países, segundo que hay países en los que no existe, por lo que la descarga de  archivos de sus servidores no es ilegal, y tercero, que si no hay ánimo de lucro, no existe delito.
Si han cerrado foros y blogs y albumes picasa, no ha sido ningún juez, ni ninguna sentencia, simplemente ha sido el administrador del sitio que lo ha hecho unilateralmente al presentarse alguna queja y no querer problemas legales posteriores.

Os pongo la legislación y su interpretación:

En 2008 los españoles se descargaron de Internet 2.000 millones de canciones protegidas por copyright, 350 millones de películas y 50 millones de videojuegos, utilizando programas de intercambio de archivos (P2P).


Ante este panorama, se plantea un debate jurídico en torno a si debe considerarse o no como delito la descarga de contenidos sin el consentimiento de los autores, y, de ser así, qué medios ofrece la legislación para evitar el uso ilícito de la propiedad intelectual.

En primer lugar, cabe mencionar la importante incidencia que ha tenido sobre la materia la Circular 1/2006 de la Fiscalía General del Estado, sobre los delitos contra la propiedad intelectual e industrial tras la reforma de la Ley Orgánica 15/2003. En ella, el Ministerio Público entiende que las descargas de copias de obras protegidas realizadas a través de Internet mediante el uso de programas de intercambio de archivos P2P, sin el consentimiento de los titulares de los derechos correspondientes, no son constitutivas de delito.

Para ello, se ampara en una ausencia del ánimo de lucro exigido en el artículo 270.1 del Código Penal. A juicio de la Fiscalía, en los delitos relativos a la propiedad intelectual debe interpretarse en sentido estricto de "lucro comercial o industrial", como intención de obtener una contraprestación económica en dinero, y no cualquier otra ventaja.


"Si este objeto es tangible o material, cabe entender que el ánimo de lucro equivale a la obtención de cualquier ventaja, pero si el objeto es de carácter intangible o inmaterial, entonces debe quedar restringido al ánimo de lucro comercial. Ese trato diferente no tiene verdadero fundamento", explica.


la normativa española relativa a las comunicaciones electrónicas, impide la aportación a un procedimiento civil de los datos imprescindibles para acudir ante la Justicia: "So pretexto de salvaguardar los derechos fun- damentales de los usuarios de Internet a la intimidad y al secreto de las comunicaciones, si las descargas de obras protegidas de Internet no son constitutivas de delito, las compañías proveedoras de servicios no están legalmente autorizadas a facilitar información alguna relativa a los usuarios infractores de los derechos de propiedad intelectual ni al tráfico generado por ellos en Internet".

Parece claro que, sin los datos de identificación del eventual demandado y de las descargas efectuadas, la formulación de la demanda no es viable. Por tanto, cualquier infracción o conducta contraria a la propiedad intelectual que no merezca la calificación de delito propiamente dicho podría quedar impune ante la imposibilidad de prueba de las descargas masivas y de la identificación de las personas que las realizan.

Dificultad de la prueba
Javier Sánchez-Vera, profesor de Derecho Penal de la Universidad Complutense y letrado de Oliva-Ayala Abogados, que también participó en el curso, considera que "no es correcto señalar que la utilización de un programa P2P presuponga un delito per se".

En su opinión, la bajada de archivos no es prueba inequívoca de "reproducción sin autorización". Para que así fuera debería constar que tal reproducción no queda amparada por el artículo 31.2 de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), sobre la copia privada, lo cual no es fácil de probar. En efecto, aun cuando a dicho precepto se le ha añadido que la copia ha de haberse hecho de otra obtenida legalmente ("a las que se haya accedido legalmente"), no siempre habrá prueba de que los archivos que se contienen en el ordenador de la persona investigada han sido obtenidos ilegalmente.

Salvo prueba en contrario, explica Sánchez-Vera, los hechos serán manifestación de copia privada consagrado en dicho artículo 31.2 de la LPI, aunque la sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria, de 18 de febrero de 2008 (finalmente absolutoria), mantiene que el comportamiento del usuario de sistemas P2P no se puede considerar que quede circunscrito al concepto de copia privada por cuanto se pone a disposición de todo el sistema. Y con ello, lo que se hace es trasladar el problema a otra modalidad delictiva.

Batalla perdida en las web
Recientemente se ha conocido la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Logroño, fechada el 25 de noviembre, por la que un internauta era condenado a seis meses de prisión y al pago de 4.900 euros por lucrarse con una web de descargas de Internet.

Sin embargo, la sentencia, que había esperanzado a las entidades de gestión de derechos de autor, al ser el primer caso de este tipo, perdió fuelle cuando se supo que el condenado se había declarado culpable en el juicio tras llegar a "un acuerdo previo entre los abogados demandantes y el abogado defensor con el fin de ajustar la compensación económica por daños y perjuicios que podía derivarse en la vía civil", tal y como ha reconocido él mismo en su blog. Temía, según explicó, verse obligado a hacer frente a un pago más alto en concepto de indemnización si la acusación decidía acudir a la vía civil.

En septiembre de 2008, la Audiencia Provincial de Madrid se pronunció en un auto sobre el caso de Sharemula sobreseyendo la causa. Con ello se marcó un importante precedente al confirmar la Audiencia que las redes de pares no constituyen una actividad criminal.

La ley en España 
En España actualmente, y tras la reciente modificación de la Ley de Propiedad Intelectual por la Ley 23/2006, están permitidas las copias de obras literarias, artísticas o científicas sin previa autorización de los titulares de propiedad intelectual, siempre y cuando sea para uso privado del copista, y la copia no sea utilizada con fines colectivos ni lucrativos ni en perjuicio de terceros. La copia privada no se aplica a software ni juegos, ni de ordenador ni de videoconsolas.

El artículo que regula la copia privada en España se encuentra enmarcado en Capítulo II del Título III del Libro I sobre «Los límites a los Derechos de Autor».

El límite de la copia privada está establecido en la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) [1] en el artículo 31.2; en ésta se llama «copia privada» al límite del derecho exclusivo de los autores, que permite a una persona realizar una copia de una obra, sin que sea necesario obtener autorización expresa por parte del autor y demás titulares de derechos de propiedad intelectual. Para poder efectuarla se exige que la copia sea de una obra ya divulgada, realizada por una persona física para su uso privado, que se haya accedido legalmente a la obra, y que la copia no tenga fines ni colectivos ni lucrativos.

Según lo establecido en el Convenio de Berna en su artículo 9 y en la Ley de Propiedad Intelectual en el artículo 40bis, estos límites a los derechos de los autores se deben interpretar de tal manera que permitan su aplicación de forma que causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor o que vayan en detrimento de la explotación normal de las obras a que se refieran.

Artículo 31. Reproducciones provisionales y copia privada.
1. No requerirán autorización del autor los actos de reproducción provisional a los que se refiere el artículo 18 que, además de carecer por sí mismos de una significación económica independiente, sean transitorios o accesorios y formen parte integrante y esencial de un proceso tecnológico y cuya única finalidad consista en facilitar bien una transmisión en red entre terceras partes por un intermediario, bien una utilización lícita, entendiendo por tal la autorizada por el autor o por la ley.
2. No necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, de obras ya divulgadas cuando se lleve a cabo por una persona física para su uso privado a partir de obras a las que haya accedido legalmente y la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa, sin perjuicio de la compensación equitativa prevista en el artículo 25, que deberá tener en cuenta si se aplican a tales obras las medidas a las que se refiere el artículo 161. Quedan excluidas de lo dispuesto en este apartado las bases de datos electrónicas y, en aplicación del artículo 99.a), los programas de ordenador.
Nótese que con el término reproducción se refiere a grabación o copia, tal y como señala el artículo 18.

La nueva redacción del artículo 31.2 deja intacta la no posibilidad de realizar copias privadas de programas de ordenador e introduce la novedad de que se obliga a tener en cuentan las medidas tecnológicas de protección de obras (DRM) a la hora del reparto del canon compensatorio por copia privada. Este artículo ha levantado mucha polémica entre la doctrina que entiende que la imposición de medidas tecnológicas es incompatible con el cobro de un canon por la reproducción de obras, algo que el legislador ha permitido por la escasa efectividad que tienen hoy en día dichas medidas de protección.

Al mismo tiempo, como se explica más abajo, la ley establece un sistema remuneratorio para compensar a los autores por la reproducción incontrolada de sus obra, que está recogido en el artículo 25 de la LPI. Autoriza a las sociedades gestoras de derechos de autor (SGAE, DAMA, AIE, EGEDA, AGEDI, AISGE Y VEGAP) a cobrar un canon compensatorio aplicable a los dispositivos reproductores, grabadores, y a todos los soportes como cintas, CD, DVD y tarjetas de almacenamiento idóneos para realizar la reproducción de obras protegidas por derechos de autor.


 Canon compensatorio 
En la LPI también se describe la remuneración por copia privada, que compensa los derechos de propiedad intelectual que se dejaran de percibir por la reproducción de la obra en el ámbito privado. En un principio ésta remuneración se aplicaba explícitamente a cintas de audio y vídeo, pero el 1 de septiembre de 2003 se extendió a CD y DVD vírgenes, por acuerdo entre ASIMELEC (asociación de fabricantes de CD y DVD) y entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual.

Hasta el momento no es susceptible de pagar canon compensatorio el canal de conexión a internet (ADSL, cable, teléfono, etc) por actuar como bus de transmisión y no como medio de almacenamiento.

 

David Bravo, abogado especializado en propiedad intelectual, escribió: «Si el ánimo de lucro se interpretara de la forma en la que ustedes dicen se daría el absurdo de que alguien que fotocopie una página de un libro que ha sacado de la biblioteca es un delincuente y debe ser encerrado entre 6 meses y 2 años en prisión pues se da una reproducción parcial con ánimo de lucro [...]. [sin embargo] por hurtarlo y al no sobrepasar el precio de lo sustraído las 50.000 pesetas no estaría cometiendo ningún delito sino una mera falta.»

Varios actos organizados han querido demostrar esta teoría enviando Burofax Certificado a la policía, a la fiscalía y a la SGAE avisando que se intercambiaría obras protegidas mediante P2P,[7] [8] [9] sin que se produjeran detenciones.

La copia privada es un concepto que nació en los años sesenta, en Alemania, tras las primeras copiadoras domésticas, desarrollándose en España en los años ochenta cuando la copia se realizaba con medios analógicos, ante la imposibilidad de prohibir el intercambio de las mismas entre particulares. Como explica David Bravo en su libro «Copia este libro», entre otras muchas cosas, el derecho a la copia privada se introdujo entre otras razones para proteger el derecho al acceso a la cultura de toda la sociedad recogido en la Constitución Española de 1978.

La universalización de internet y de los medios digitales de copia, unido a la aceptación generalizada de las redes de intercambio de archivos, hacen que diversos grupos de presión estén intentando conseguir del legislador la modificación de las leyes actuales.

Por otro lado, la actividad de acceder a contenidos digitales sin respetar los derechos de autor es habitual en España, está socialmente aceptada y no es un comportamiento moralmente reprochable lo que se refleja en las sentencias penales y en los medios de comunicación.

Por la definición del ánimo de lucro que ha dado la jurisprudencia, criminalmente se hace imposible conseguir una sentencia que aplique la fuerza de la jurisdicción penal contra el que consume música ilegalmente. En el usuario no concurre el ánimo de lucro y el que da el acceso a la tecnología que, a menudo tiene ánimo de lucro, no realiza el acto final que causa el daño al bien jurídico protegido.

En cuanto a las reclamaciones de responsabilidad civil por el perjuicio del que ha vulnerando un derecho es importante considerar los siguientes escenarios:

Si se pretende reclamar contra el usuario, el problema es que la protección del derecho a la intimidad tal como se concibe en el ordenamiento español impide que las operadores de Internet y telefonía identifiquen a un usuario sin mediar una orden judicial y atendiendo a la importancia del derecho a la intimidad y a las limitaciones de los jueces en la jurisdicción civil no se puede dictar la preceptiva orden en la jurisdicción civil. Esto ha bloqueado la posibilidad de reclamar civilmente contra el usuario.

Si lo que se pretende es reclamar la responsabilidad civil del que pone a disposición del usuario la tecnología mediante la que se accede ilícitamente al contenido, entendiendo que es responsable del uso que se haga a través de la misma. En esta cuestión la defensa habitual suele ser que la tecnología no es buena ni mala, y que el control no se puede llevar a cabo sin atentar contra el derecho a la intimidad del usuario.

“La Audiencia de Cantabria ha confirmado la sentencia de una juez de Santander que estableció que descargarse música de Internet y compartirla con otros usuarios no es delito si no hay ánimo de obtener un beneficio comercial, pero avisa de que se trata de un ilícito civil que puede dar lugar a responsabilidades”.


“Además la magistrada Paz Aldecoa entendió que considerar delito de las descargas sin ánimo de lucro “implicaría la criminalización de comportamientos socialmente admitidos y, además, muy extendidos en los que el fin no es en ningún caso el enriquecimiento ilícito, sino el ya reseñado de obtener copias para uso privado”.



La ley dice ésto, sin embargo existe gente que está todo el día buscando lugares a los que denunciar y cerrar, apuntándose a SAL, foros y demás, esperando el momento de fastidiar al prójimo.
Si no fuera por el compartir no existirían ni la mitad de los blogs y foros que hay hoy en día, no habría nada que enseñar, no existirían los SAL al nivel que están hoy en día, solo unos pocos privilegiados con dinero podrían coser, tejer y hacer cosas a los que los demás no estamos disponibles por falta de recursos y oportunidades. Y una cosa es disponer del gráfico, pero pagamos un valor sobrecargado las telas e hilos y demás, no es gratis realizar manualidades aunque se tengan esquemas.
Y hay mucha hipocresía en el tema, porque las personas que se quejan tanto y dan lecciones sobre la ley del copyright, seguramente están escribiendo sus quejas en un ordenador con el windows pirateado y los programas que tienen no han pagado las correspondientes licencias.
¿Algún espía estará entre los componentes de este SAL? la verdad es que cada vez más se me quitan las ganas de hacer cosas en grupo...

Comentar este post

Silvana Morocha 10/03/2009 06:53


Hola Najma :)
No había tenido tiempo de leer este post en su totalidad.
La verdad es que una de las cosas más bellas que tienen los blogs es el ideal de compartir , de aprender y enseñar desinteresadamente ... cuando casi  todo en estos tiempos  es dinero,
mezquindad, egoísmo , los blogs han rescatado la parte bella que tiene este mundo. 
Creo que el hecho de compartir ha hecho conocidos a muchos autores, nos han impulsado a querer aprender nuevas técnicas, por lo tanto a comprar revistas, a admirarlos, a comprar algún libro o
material publicado por ellos, a consumir ... que es lo que finalmente  ellos desean...
Espero que se detenga todo esto ... por el bien del espíritu de los blogs ... de otro modo nos obligarán a volvernos desconfiadas e inseguras y con el tiempo esta experiencia bloggeril puede dejar
de ser lo que es ... 
Te dejo un beso grande.
Silvana 


lourdes 09/26/2009 19:11


Hola mira yo creo que en esto de las manualidades la propiedad intelectual no es importante, pues la gran mayoria de nosotras hacemos esto solo por gusto y no creo que que el compartir los graficos
o patrones realmente afecte las ventas de ellos. ademas no hay cosa mas bella que compartir.


Jovenpuntera 09/25/2009 09:43


Yo tengo algo de miedo de que me cierren el blog, pero espero que no. No entiendo la gente que va por ahí denunciando...seguramente no tenga otra cosa que hacer, si no, no lo entiendo.

Gracias por la información!

Bss.


jainma 09/23/2009 21:25


Gracias amiga por la informacion se puede decir mas alto pero no mas claro , y gracias por estar siempre atenta a nosotras por personas como tu que dan sin jamas pedir nada a cambio , y siempre
estan presta a ayudar  estamos aqui muchas aprendiendo entre ellas yo q me has enseñado mucho repito gracias un gran abrazo mi apoyo sincero a las personas q comparte lo q tienen con las q no
tenermos sin pedir nada y mi rechazo a la hipocrecia y a la mala fe de algunas personas q en vez de coser y relajarce se dedican a fastidiar a las demas
Un abrazo


Graciela Ferrari 09/23/2009 15:17


ahh  Najma que lio todo esto de los blogs no? yo que recien empiezo con el mio y tan contenta que estoy por todo lo que en poco tiempo aprendi de las que saben, me daria muchisima pena no
poder continuar .yo estoy de acuerdo con vos , si no es con fines de lucro que problema hay con difundir lo que una aprendio, ademas siempre va a haber gente con otras intenciones , creo que todo
muy pronto se va a solucionar, y esto a mi me dio una punta para empezar algo propio, tengo ya en mente un proyecto para realizar y enseñar a quien lo quiera aprender e ir haciendo conmigo , asi
que mira en mi blog que algo voy a propones muy pronto!!!!!!!!

te mando un beso enorme y espero poder hacer con vos "las flores de Clara"